La nueva vida de Molaro tras el crimen de Céparo: Estudios, amor y paternidad

La nueva vida del joven condenado a 22 años de prisión por el crimen de Alexis Céparo a principios de 2012 en Cerrito, tuvo un cambio rotundo. En el encierro encontró el amor y fue papá de un varón.

kuki molaro

Hace un año y medio, la Justicia entrerriana confirmaba la condena de 22 años de prisión para Adrián Molaro por el crimen de Alexis Céparo a principios de 2012 en Cerrito. Los jóvenes habían sido compañeros de escuela. El Tribunal descartó el agravante de la alevosía, por lo que podía recibir perpetua, y también la existencia del bullying que habría sufrido Molaro como atenuante de la pena.

En la Unidad Penal Nº 1 de Paraná, Molaro cumple su condena. Participa de los talleres, comparte lo que sabe con otros internos, estudia y tiene perfil bajo. Sin embargo, un acontecimiento de su vida personal lo vuelve a poner en escena.

Adrián Molaro fue papá de un varoncito -que hoy tendría unos seis meses- nacido de su relación con una agente policial que trabajaba en la Alcaidía de Tribunales.

Molaro y la cabo primera, se conocieron durante el juicio y se enamoraron. Todas las fuentes coinciden en que el vínculo amoroso fue creciendo con las constantes visitas de la joven a Molaro en la cárcel de la capital entrerriana.

La joven mujer ya es mamá de otro niño y los allegados a Molaro confirmaron la paternidad de su segundo hijo.

Desde el entorno más cercano de Molaro prefieren no hablar de la vida del interno pero no niegan la paternidad del joven ni ninguna de las circunstancias personales que le han dado un giro a su vida.

La relación amorosa entre la mujer y Molaro ya no continúa.

Desde el Servicio Penitenciario se refirieron a la situación que atraviesa Adrián Molaro.

“Efectivamente, sabemos que ha sido papá hace unos meses. En este momento, él no tiene relación con la mamá del bebé, sólo recibe la visita de sus padres, y seguramente en algún momento irá a recibir la visita del bebé”, confirmó  José Luis Mondragón, jefe del Servicio Penitenciario de Entre Ríos. “No se registra el ingreso de la mamá del bebé a la Unidad Penal”, ratificó.

Otros de los comentarios en torno al condenado por el crimen de Alexis Céparo -y que se desprende de versiones del entorno de la víctima- aseguran que Molaro tendría permitidas salidas extraordinarias para visitar a sus abuelos en Cerrito.

“Todavía no está en condiciones de acceder a salidas transitorias, por una cuestión de tiempo porque para lograr este beneficio debe llegar a la mitad de la condena, así que todavía le falta un tiempo”, argumentó Mondragón, al tiempo que aclaró: “Sí ha salido de manera extraordinaria, según lo plantea la ley ante la enfermedad grave de un familiar, y así ha pasado tiempo atrás por un abuelo; lo hizo con la custodia correspondiente y la autorización judicial debida”.

“Son planteamientos que se hacen a nivel judicial, que es la única autoridad con la posibilidad de hacer que una persona egrese de los establecimientos carcelarios”, ratificó.

Cómo es la vida del joven de Cerrito en el encierro

“Su comportamiento dentro del establecimiento es el adecuado y no han surgido otras circunstancias para destacar dentro de lo que es su transitar por el Servicio Penitenciario”, aseguró Mondragón.

“Él está haciendo bien las cosas, su pronóstico es reservado porque todavía falta para hacer una evaluación definitiva pero todo hace predecir que va a andar bien”, estimó el responsable del Servicio Penitenciario de la provincia.

“En rigor de verdad, toda vez que he ido a la Unidad Penal, él se encontraba trabajando. Se ha adaptado al régimen carcelario y está aprovechando las alternativas de educación, culturales y los talleres de labor-terapia”, confirmó.

“Esto, para el Servicio Penitenciario es un alivio porque cuando se trata de personas jóvenes con condenas largas, muy frecuentemente caen en un primer tiempo, fruto del desánimo y la frustración, en un inconductas, cosa que no ha pasado en este caso”, cerró.

Elonce.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*