Preocupa el derrumbe en la barranca donde está la torre de alta tensión

Parte de la estructura de hormigón que sostiene el terreno en la que está implantada la torre de 500 kv, a la altura de La Toma Vieja, se vino abajo. La responsabilidad del mantenimiento es la empresa Transener.

La erosión de la barranca ubicada al final de avenida Blas Parera produjo el derrumbe de la manta de hormigón hecha para asegurar la torre de alta tensión que se eleva al borde del pronunciado desnivel que lleva al río.

El gran esqueleto de hierro que se recorta en el cielo sostiene la línea de 500 kv que cruza desde la costa opuesta. Los conductores se dirigen a la estación transformadora de Santo Tomé que alimenta a Entre Ríos.

Desde el agua se aprecia el socavón producido en el terreno y el modo en que la construcción de concreto ha quedado parcialmente como una cáscara vacía.

La responsabilidad del transporte de la energía eléctrica en extra alta tensión en Argentina es de la empresa Transener. Por lo tanto, le cabe el mantenimiento tanto de las líneas, sus sustentos y los terrenos aledaños sobre los que se emplazan.
Desde la compañía con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires expresaron que estaban al tanto de lo sucedido pero no dieron precisiones del accionar que llevarían adelante para preservar el gigantesco armazón.

A pesar de las reiteradas consultas, específicamente, no hubo respuesta del área de mantenimiento de líneas que es precisamente la que debe ocuparse de estas cuestiones, publica El Diario.

La inestabilidad de la tierra en esa zona de la Toma Vieja es un tema recurrente. Con el objetivo de evitar derrumbes, socavones y deslizamientos que pongan en peligro el equilibrio de la estructura metálica que porta los cables, Transener había realizado en 2007 la cobertura de argamasa de la pendiente.

La actual situación generó la alarma entre los vecinos de la zona y de los navegantes que observaron desde sus embarcaciones el estado en que quedó la capa de hormigón luego del derrumbe.

La función de la torre de aproximadamente 70 metros de altura es sostener a las líneas que transportan 500 kv desde Salto Grande a la planta transformadora de Santo Tomé. Hace 40 años que la estructura fue instalada en el borde elevado de la barranca.
El armazón más pequeño, ubicado a unos 200 metros de distancia del gigante de metal, porta conductores de 132 kv que transportan la energía hacia la provincia de Entre Ríos. En este caso, el mantenimiento corresponde a la empresa de distribución local.

fuente: el diario de Paraná

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*