Entrerriano de 7 años venció al cáncer: «Feliz estoy, re feliz», expresó

El pequeño Fermín se enteró de la noticia por videollamada. El niño es oriundo de Ubajay y desde el 2013 lucha contra esta enfermedad que hoy logró vencer. «Agradezco a todos», dijo.

«Feliz estoy, re feliz», expresó el nene, con una sonrisa de oreja a oreja, que desbordaba cualquier barbijo. Su mamá, Soledad Robles, también está feliz: «Estoy muy contenta, sentimos una felicidad inmensa». Su hermana Abril completa: «¡Más que bien!». La historia del pequeño entrerriano, que vive en Ubajay, se volvió viral por ser una buena noticia en medio de la incertidumbre por el virus.

El aislamiento imposibilita el contacto físico, pero no el emocional. Así que Fermín aprovechó su momento para mandar saludos al papá, a la tía Cecilia, que siempre lo ayudó y acompañó, al abuelo, a los compañeritos, a sus maestras, a su «seño Andrea», y a las doctoras y enfermeras: «Los quiero», dijo.

Su historia

Cuando Fermín se sintió mal y trataron de averiguar qué le pasaba, todo era confuso. La mamá estaba desorientada, llena de incertidumbre y con un presentimiento negativo. Golpeaba puertas de distintos especialistas, pero ninguno lograba determinar qué le pasaba a su hijo de un año y diez meses.

Luego de varios diagnósticos errados, se dio con el correcto: tenía leucemia. Ese mismo año, en 2013, comenzó el tratamiento de quimioterapia, ocho meses internados. En plural, claro, porque su madre siempre estuvo al lado.

Siete años después, «aparecieron un montón de enfermeras con carteles diciendo que yo le había ganado al cáncer», recrea Fermín el momento de la mejor noticia. Estaba pegado a su mamá y su hermana en su casa en Ubajay, frente a la pantalla.

La madre recuerda haber sentido una emoción inmensa y Abril, un «nudo en la garganta». «Estoy re feliz, es lo que siempre quise, lo que siempre esperé. Yo sabía que mi mamá iba a llegar con mi hermano sano», dijo.

Después de recibir la noticia, el pequeño entrerriano les dejó un mensaje a las personas que están bajo tratamiento: «Ojalá se curen, y hagan caso a los doctores».

Las caras de los tres se iluminaron cuando se sumó a la conversación Mariela, la enfermera del hospital San Roque de Paraná que le dio la noticia a Fermín.

«Todas las enfermeras que estábamos en su videollamada estábamos llorando, muy alegres», explicó, y continuó: «Fue una felicidad inmensa darles la noticia porque estuvieron siete años peleando y nunca se dieron por vencidos, ni Soledad ni la hermana. Siempre firmes».

Cuando pase todo esto, explicó Fermín en relación con la pandemia de coronavirus, irán a ver a las enfermeras al hospital San Roque para «felicitarlas por todo», «darle las gracias» y abrazarlas una por una.

Fuente: El Once

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*